Miércoles, 15 de enero de 2014

Puerto de Santos, en Brasil

El Banco Mundial prevé un crecimiento en las exportaciones.
América Latina y El Caribe tendrán un año favorable en términos económicos, aunque su desempeño estará condicionado por el desempeño en China y Estados Unidos.
Esa conclusión se desprende de las nuevas perspectivas económicas mundiales, que presentó el Banco Mundial este martes en la noche, según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow.
Según la organización internacional con sede en Washington, Estados Unidos, la perspectiva regional es “positiva” y habrá un mayor crecimiento en las exportaciones, pero también habrá dos riesgos particulares.
El primero es si se produce “una desaceleración más aguda de la esperada en China”, lo que podría provocar una caída “más prolongada y grave” en los precios de los bienes primarios. Esto podría afectar, entre otros aspectos, a las exportaciones regionales.
El segundo riesgo está relacionado con el sostenido retiro de la política de flexibilización cuantitativa en Estados Unidos, así como el alza gradual de las tasas de interés. La política es, en esencia, una medida utilizada por la Reserva Federal para revivir el gasto y el crecimiento económico.
El Banco Mundial considera que si bien el mercado ha reaccionado con calma ante el inicio de la reducción, un cambio en esa reacción podría provocar el aumento en las tasas de interés. Esto podría terminar afectando las políticas monetarias y las perspectivas de crecimiento en la región.
“Un crecimiento inferior de lo esperado en las economías de ingresos altos podría afectar las perspectivas de expansión de América Latina y el Caribe”, resalta el informe.

Fortalecimiento sostenido

El crecimiento por países

El Banco Mundial resalta en su estudio los siguientes desempeños económicos para América Latina:
En Brasil, el crecimiento en las exportaciones y las inversiones públicas para el Mundial y los Juegos Olímpicos ayudará a que tenga un crecimiento “modesto pero sostenido”, que pasará de 2,4% en 2014 a 3,7% en 2016.
Argentina y Paraguay tendrán una “moderación” tras la bonanza en las cosechas de 2013 y crecerán a un promedio de 2,6% y 3,6%, respectivamente.
Se espera que México tenga un crecimiento de 3,4% en 2014, que se acelerará a 4,2% en 2016. El desempeño está ligado al repunte en Estados Unidos.
Las perspectivas para Centroamérica son “positivas”, con una aceleración en el crecimiento de Belice, El Salvador y Honduras.
Se anticipa que las naciones caribeñas crezcan de 3,4% en 2014 a 4,2% en 2016, en especial gracias al turismo.
La economía venezolana tendrá un crecimiento débil a mediano plazo, a medida que persistan la escasez de productos, los cuellos de botella en la oferta y las altas tasas de inflación.
En particular, el Banco Mundial estima que el crecimiento de la región tendrá un “sostenido fortalecimiento” de 2,9% en 2014 a 3,7% en 2016. Las exportaciones también aumentarán en el mismo periodo de 4,0% en 2014 a 5,4% en 2016.
El panorama positivo que resalta el Banco Mundial contrasta con lo que ocurrió en la región en la 2013, pues el crecimiento se vio restringido por la situación poco favorable del comercio internacional y del mercado de los productos básicos.
Además, la demanda interna también fue débil en 2013 y se redujo el aumento del consumo privado y gubernamental.
En sus previsiones más generales, el Banco Mundial proyecta que la economía mundial se fortalecerá en 2014 gracias al repunte de los países en desarrollo y a que las economías de ingresos altos parecen estar superando las dificultades causadas por la crisis financiera internacional.
Según las proyecciones, el crecimiento global pasará de 2,4% en 2013 a 3,2% este año, para luego estabilizarse en los años siguientes.
El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, explicó en ese sentido que el desempeño de las economías avanzadas está cobrando impulso y que esto, a su vez, debería apoyar el crecimiento de las naciones en desarrollo en los próximos meses.
Éstas últimas pasarán de un crecimiento de 4,8% en 2013 a 5,3% en 2014 y 5,7% en 2016, lo que es inferior al nivel que tenían antes de la crisis. Sin embargo, el Banco Mundial estima que ese ritmo menor no es motivo de preocupación, pues no se debe al potencial de crecimiento de los países.
Por su parte, las naciones de ingresos altos tendrán un crecimiento menor, aunque también en alza. La economía de Estados Unidos se ampliará en 2,8% este año, en comparación con 1,8% en 2013. El crecimiento en la zona euro está previsto en 1,1% tras dos años de contracción.

Y en China, el Banco Mundial espera que sea del 7,7%, un crecimiento “fuerte y sostenido” que ayuda a “consolidar los avances en los países en desarrollo”.

América Latina crecerá un 3,6% en 2014 gracias al impulso de su demanda interna
América Latina y el Caribe experimentarán un crecimiento del 3,6% en el conjunto de 2014, impulsados sobre todo por el aumento de la demanda doméstica, aunque seguirán siendo vulnerables a posibles turbulencias en la economía mundial, según un informe publicado por varias agencias de Naciones Unidas. Los síntomas de mejoría de la economía de la región se harán notar más en 2015, cuando se prevé un crecimiento del 4,1%, según el estudio de la ONU “Situación y perspectivas de la economía mundial 2014”. El informe revela que, con un crecimiento medio del 3,2%, la recuperación económica de 2013 fue desigual en el continente, y destacan por encima de la media Argentina y Brasil por el fortalecimiento de la demanda interna y el cambio en las políticas macroeconómicas. En menor medida, también se sitúan por encima de la media Uruguay y Paraguay, gracias principalmente a la exportación de productos agrícolas y la estabilización de los precios de las materias primas. “Durante 2014 los países de la región también se verán beneficiados por el fortalecimiento de la demanda externa, a medida que EEUU y Europa salen de la crisis”, indicó hoy durante la presentación del informe en Ginebra Alfredo Calcagno, el jefe del departamento de macroeconomía y políticas de desarrollo de la UNCTAD, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Ralentización en Centroamérica En México y el resto de países de Centroamérica las perspectivas son un poco más complicadas, tras la ralentización de su economía, que pasó de crecer un 4% en 2012 a un 1,5% en 2013, aunque el pronóstico de la ONU es positivo para 2014-2015. Para afrontar esta situación, el Gobierno mexicano emprendió durante 2013 una serie de reformas estructurales para impulsar un debilitado sector energético y tecnológico y estimular la inversión privada en el país, unas reformas que se harán notar en 2014 y 2015, con un crecimiento estimado del 4% y el 4,2%, respectivamente. Según el informe, Nicaragua, Guatemala y Panamá crecerán a un ritmo más rápido que México, aunque, según Calcagno, “todos los países de la región se beneficiarán de la mejora de las perspectivas económicas de EEUU, un importante socio comercial de estos países”. El Caribe será la región del continente latinoamericano que se recupere más lentamente de la crisis, ya que uno de sus principales motores económicos, el turismo, depende en gran medida de la recuperación de la demanda externa, especialmente de EEUU y Europa, que fueron los que más sufrieron la crisis que estalló en 2008. En 2013, la economía de los países del arco caribeño creció de media un 2,4%, algo menos que en los dos años precedentes, aunque la anticipada recuperación económica de los países desarrollados puede reflotar el turismo e, indirectamente, otros sectores. La previsión de la ONU para el Caribe se sitúa en un crecimiento del 3,3% para 2014 y un 3,8% en 2015.

©2020 Villaduana es un sistema perteneciente a José Alberto Villanueva

Contáctenos

Envíenos un mensaje y nos contactaremos con usted lo más antes posible.

Sending
or

Log in with your credentials

or    

Forgot your details?

or

Create Account