La controvertida medida busca diferenciar entre los territorios que son reconocidos internacionalmente y los ocupados

Israel: La UE etiquetará productos de territorios ocupados

La postura de la Unión Europea es que las tierras que ha ocupado Israel desde la guerra de Oriente Medio de 1967 -incluyendo a Cisjordania, Jerusalén Oriental y los Altos del Golán- no son parte de las fronteras de Israel reconocidas internacionalmente. En la imagen: un empleado de fábrica israelí dentro de territorio ocupado cargando una caja etiquetada por la Unión Europea. (Foto: Reuters)

El Ejecutivo de la Unión Europea (UE) aprobó el miércoles nuevas directrices para etiquetar productos elaborados en asentamientos israelíes, una iniciativa que Bruselas dijo que es técnica, pero queIsrael considera “discriminatoria” y dañina para las conversaciones de paz con los palestinos.
En una reunión de los 28 comisarios europeos, el ejecutivo comunitario adoptó la notificación sobre “la identificación de productos de origen de los territorios ocupados por Israel desde junio de 1967″. Los productores de Israel deben etiquetar los productos agrícolas y cosméticos provenientes de los territorios ocupados cuando se vendan en la Unión Europea.
La decisión ocurre en medio de una alta tensión entre Israel y los palestinos, por una ola de violencia entre ambos bandos que ha dejado hasta el momento 12 muertos israelíes y más de 70 palestinos. Dentro de las principales causas están la ocupación y el crecimiento de los asentamientos.

Israel: La UE etiquetará productos de territorios ocupados
El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu -que se encuentra en una visita oficial en Washington-, calificó la decisión como “hipócrita y un doble estándar” y afirmó que laUnión Europea no está tomando medidas similares en cientos de conflictos territoriales en otros lugares del mundo. (Foto: Reuters) 
“La Unión Europea debería estar avergonzada. No aceptamos el hecho de que Europa esté etiquetando a la parte atacada por actos terroristas”, añadió.
Los territorios de Cisjordania, Jerusalén Oriental y los Altos de Golán junto a los demás que ocupa Israel desde 1967 no son parte de las fronteras de Israel reconocidas internacionalmente, según la UE. Por eso, los productos procedentes de esas zonas no pueden ser etiquetados como “Hecho en Israel” y deberían decir explícitamente que fueron elaborados en los asentamientos, que la Unión Europeaconsidera ilegales, de acuerdo a la legislación internacional.
“Es una indicación del origen, no un etiquetado de advertencia”, dijo a Reuters el embajador de la Unión Europea ante Israel, Lars Faaborg-Andersen.
Por otro lado, la Organizacioón para la Liberación Palestina (OLP),que controla a la Autoridad Palestina, dijo a través de Twitter que “el etiquetado por parte de la UE de productos de las colonias es un paso en la buena dirección, pero es insuficiente”. “Los productos de los crímenes de guerra hay que prohibirlos y no sólo etiquetarlos”, agregó.
El secretario general de la OLP, Saeb Erakat, calificó la decisión de la Comisión de “movimiento significativo hacia un boicot total de las colonias israelíes, construidas ilegalmente en tierras palestinas ocupadas”.
Gran Bretaña, Bélgica y Dinamarca ya adjuntan etiquetas a productos israelíes, diferenciándolos de los que proceden del Valle del Jordán en la Cisjordania ocupada, sobre todo frutas y verduras. Ahora, los 28 estados miembros de la Unión Europea tendrán que aplicar el mismo etiquetado.
Fuente: Reuters/AFP

La UE obliga a etiquetar los productos procedentes de las colonias israelíes

Conflicto palestino-israelí. El Estado judío calificó de discriminatoria la medida, y advirtió que tendrá implicaciones en el moribundo proceso de paz con los palestinos.

Bruselas eliminó el “made in Israel” de los productos de los territorios ocupados de Cisjordania.
Las relaciones entre la Unión Europea (UE) e Israel se desplomaron ayer luego de que el bloque comunitario adoptara el etiquetado de los productos procedentes de los asentamientos judíos en los territorios palestinos ocupados, algo criticado por las autoridades israelíes, que anunciaron una serie de represalias diplomáticas. La medida de la UE, que se produjo después de años de trabajo y meses de dilaciones, subraya el descontento del bloque por la continua expansión de Israel de los asentamientos en los territorios que los palestinos buscan para su futuro Estado. La instrucción obliga a los Estados miembro a señalar la procedencia en las etiquetas de los productos elaborados en los asentamientos israelíes y a no poner que provienen de Israel. Se refiere a los bienes producidos en los territorios ocupados en 1967, que incluye Cisjordania, Jerusalén Este y el Golán, ya que en Gaza no hay colonias.

La medida tiene que ver con que “la UE considera que los territorios ocupados no forman parte del territorio soberano de Israel”, afirmaron fuentes comunitarias, quienes aclararon que la implementación de esta norma no se trata de una medida política, ni de un “boicot”. En consecuencia, “todo lo que provenga de (los asentamientos) no puede ser etiquetado como producto “hecho en Israel”, agregaron las fuentes.
Arancel preferencial. La UE, donde Israel goza de un régimen arancelario preferencial, afirma que EM_DASHpor lo que se vio en Reino Unido, Bélgica y Dinamarca, donde rige ya la normaEM_DASH la medida no afectará negativamente el comercio con Israel; en los últimos dos casos, argumenta, incluso aumentó. La UE importa de Israel productos por 13.000 millones y exporta por 17.000 millones. Los productos de las colonias se calculan en menos del 1 por ciento del valor total del comercio de la UE con Israel.
Una vez que se implemente la medida, los consumidores europeos podrán leer en la etiqueta de los productos —la mayoría frutas y verduras- si proviene de los asentamientos judíos. Israel teme que las etiquetas se conviertan en un estigma político. Por eso, el gobierno israelí convocó en forma inmediata al embajador de la UE en Tel Aviv, Lars Faaborg-Andersen, para pedirle explicaciones y reprocharle la aprobación de la norma, con una nota del primer ministro Benjamin Netanyahu, que iguala la medida a las normas antisemitas del nacionalsocialismo alemán de Adolf Hitler. “No hay duda de que el principal propósito es ejercer presión política en Israel”, afirmó la Cancillería israelí en un comunicado donde rechaza el carácter “técnico” de la resolución. La nota, que lleva la firma de Netanyahu se queja de la decisión comunitaria y niega que tenga que ver con las colonias ni los territorios, para agregar que “tenemos memoria histórica de lo que pasó cuando Europa etiquetó productos judíos”. “La UE debería avergonzarse”, dijo el premier y consideró que la decisión demuestra la “hipocresía y la doble moral” del bloque comunitario. “Es intolerable que Israel sea el único país individualizado para esta política, a pesar del hecho de que hay más de 200 territorios disputados en el mundo”, añadió el escrito, el cual asegura que la legislación ha sido promovida por “organizaciones anti-israelíes”.
Suspenden diálogo. Poco después, Israel suspendió “algunos diálogos diplomáticos” con la UE en represalia por la decisión del bloque. La inusual medida del gobierno de Netanyahu atañe a una serie de encuentros bilaterales programados con la UE para las próximas semanas. Según explicó un portavoz de la Cancillería, Emmanuel Nahson, las conversaciones cesarán de manera temporal en foros de discusión sobre las relaciones con los palestinos, de derechos humanos, organizaciones internacionales y proyectos que éstas realizan en la Cisjordania ocupada (bajo control administrativo y de seguridad de Israel). Además, Israel considera que las normas de etiquetado pueden ayudar a la idea de boicotear productos israelíes y advierte que este paso “afectará negativamente las relaciones con la UE”, a la solución de dos Estados y a la situación económica de miles de familias de los 30.000 palestinos que trabajan en los asentamientos. Sobre este tema, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) destacó como “correcta, pero insuficiente” la directriz de la UE. “Consideramos el etiquetado como un paso en la dirección correcta. Sin embargo, creemos que es insuficiente por cuanto los productos de las colonias, hechos con recursos naturales de tierras robadas, constituyen un crimen de guerra, deben ser prohibidos y no simplemente etiquetados”, dijo el vocero Xavier Abu Eid.
Mientras que líderes de la sociedad civil palestina también apoyaron la medida, que será de cumplimiento obligatorio en todos los países comunitarios. Mahmud Nawajaa, coordinador general del Comité Nacional palestino del movimiento BDS, que promueve el boicot, la desinversión y sanciones a Israel, consideró que “es un signo positivo que los gobiernos europeos reaccionen a su opinión pública y las campañas de la sociedad civil y a la intransigencia israelí”. Nawajaa agregó que la medida se queda corta “especialmente dado el extendido uso de métodos fraudulentos por parte de exportadores israelíes para engañar a funcionarios de aduanas y cadenas comerciales sobre el origen de sus productos robados”.
Abbas exhorta a Latinoamérica

El presidente palestino, Mahmud Abbas, instó a los países de América del Sur a tomar las mismas medidas que la UE adoptó ayer sobre el etiquetado de productos procedentes de las colonias israelíes en la ocupada Cisjordania. Abbas realizó declaraciones en su discurso de la IV Cumbre de América del Sur y Países Arabes (ASPA), celebrada desde el martes en Riad, Arabia Saudita.
  En su discurso, Abbas consideró que hay comunidades de origen palestino en América latina que pueden desempeñar un papel muy importante para desarrollar las relaciones entre los países árabes y Latinoamérica y así impulsar el intercambio comercial y cultural entre ambos bloques. “La paz es nuestra meta”, subrayó Abbas, quien añadió que es Israel quien hace fracasar todas las posibilidades de fin verdadero del conflicto desde la Conferencia de Paz de Madrid, celebrada en 1991.
  Asimismo, advirtió de que el conflicto palestino puede ir más allá de su naturaleza política y convertirse en un contencioso religioso, “a causa de las prácticas israelíes”, lo que en su opinión puede provocar repercusiones negativas para todas las partes. Entre esas prácticas, el mandatario citó los supuestos intentos de Israel para borrar el aspecto árabe, musulmán y cristiano de la ciudad de Jerusalén, y las agresiones que sufren los ciudadanos palestinos por los colonos judíos, protegidos por su Ejército. Respecto a la reciente escalada de la violencia en los territorios ocupados, Abbas aseguró que es consecuencia de la continuación de la ocupación y la falta de la esperanza.
España y otros 15 países de la UE piden acelerar etiquetado de productos de asentamientos israelíes
España y otros 15 países de la Unión Europea han reclamado a la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, “completar” las directrices europeas sobre el etiquetado de productos de los asentamientos israelíes que ya reclamaron a su antecesora Catherine Ashton con el objetivo de “garantizar que los consumidores no sean engañados por información falsa” en una misiva conjunta filtrada este jueves por el diario israelí ‘Haaretz’.
“Seguimos pensando que esto es un paso importante para la plena aplicación de la política de larga data de la UE, en relación a la preservación de una solución de dos Estados”, ha defendido el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, en la misiva conjunta con sus homólogos de Francia, Reino Unido, Italia, Países Bajos, Bélgica, Irlanda, Portugal, Malta, Suecia, Austria, Luxemburgo, Hungría, Finlandia, Dinamarca y Eslovenia.
Los ministros recuerdan a Mogherini que ya plantearon a su antecesora la cuestión de las directrices europeas de los productos de los asentamientos en una carta anterior fechada del 13 de abril de 2013 y firmada por trece países, entre ellos España. Italia, Hungría y Suecia se han sumado en la nueva misiva.
En su carta, los 16 países critican que “la continua ampliación de los asentamientos israelíes ilegales en el Territorio Palestino Ocupado y otros territorios ocupados por Israel desde 1967 amenaza la perspectiva de un acuerdo de paz justo y final” e insisten en que “la aplicación correcta y coherente de la protección del consumidor de la UE y la legislación de la UE sobre etiquetaje es necesaria para garantizar que los consumidores no son engañados por información falsa”.
“Los consumidores europeos necesitan tener la confianza a la hora de saber el origen de los productos que adquieren. Los productores israelíes de la Línea Verde y los productores palestinos se beneficiarían de esto”, insisten.
“Saludaríamos que asuma el liderazgo en la Comisión a fin de completar este trabajo importante sobre el etiquetado de la producción/productos de los asentamientos. Seguimos listos por supuesto para asistirle en ello”, concluyen en su misiva a Mogherini, cuyo “compromiso personal” para relanzar la implicación de la UE en el proceso de paz en Oriente Próximo han saludado.
PARALIZADO DESDE 2013
Ashton comenzó el trabajo para preparar las directrices pero éste se paralizó en el verano de 2013 a petición del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en un momento en el que trataba de relanzar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, según el rotativo israelí y algo que la UE siempre ha rechazado reconocer.
La actual legislación europea no obliga a diferenciar en el etiquetado si los productos se producen en Israel o en los territorios ocupados palestinos, pero sí deja claro que los productos producidos en las colonias consideradas ilegales por la UE no pueden beneficiarse de ventajas arancelarias para entrar en el mercado comunitario, según fuentes comunitarias.
Otras fuentes han precisado que la directiva sobre el etiquetaje de alimentos del año 2000 requiere conocer “el verdadero origen” de los productos y que indicar Israel como el origen de productos producidos en los territorios ocupados palestinos “sería una acción engañosa” de acuerdo con una normativa posterior europea de 2005 sobre prácticas comerciales injustas.
“Queremos etiquetar claramente los productos de los asentamientos para que haya un trato diferente para ellos”, ha resumido una fuente de alto nivel del Servicio Europeo de Acción Exterior, que no ha descartado que esta cuestión se aborde en la próxima reunión de ministros de Exteriores de la UE el lunes en Luxemburgo.
La fuente ha recordado que “hay algunas ventajas comerciales” para los productos de Israel que vienen a la UE pero “no” para los que proceden de los asentamientos. “Queremos hacer una diferencia clara ahí”, ha recalcado, si bien ha dejado claro que no se trata de “un boicot” a los productos israelíes.
“Hemos recibido la carta de los 16 ministros de Exteriores de la UE”, ha confirmado por su parte la portavoz en rueda de prensa, Maja Kocijancic, que también ejerció de portavoz de Ashton.
“No es algo nuevo. Es algo que ya se ha discutido. Está muy claro que nosotros como Unión Europea tenemos la obligación de respetar la legislación de la Unión Europea cuando hablamos de etiquetaje. Vemos esta carta en este contexto”, ha explicado la portavoz.
“El Consejo de Exteriores ha dicho en varias ocasiones que la Unión Europea va a aplicar la legislación de una manera completa y eficaz. Y es de esto de lo que hablamos aquí. Hablamos de legislación existente que debe aplicarse y el trabajo aquí está actualmente en curso”, ha puntualizado.

©2021 Villaduana es un sistema perteneciente a José Alberto Villanueva

Contáctenos

Envíenos un mensaje y nos contactaremos con usted lo más antes posible.

Sending
or

Log in with your credentials

or    

Forgot your details?

or

Create Account